lunes, 26 de octubre de 2015

LITERATURA: "EL COLOSO DE MARUSI" (1941) DE HENRY MILLER: POR ALEXIS BRITO DELGADO

Me sentí completamente separado de Europa. Había entrado en un nuevo mundo como un hombre libre: todo se había conjuntado para que aquella experiencia fuera feliz y fructífera. ¡La Virgen, qué feliz era! Pero, por primera vez en mi vida, era feliz con la plena conciencia de serlo.

Henry Miller





Autor: Henry Miller
Editorial / Colección: Novela Edhasa
Género: Narrativa
Edición: Tapa dura con sobrecubierta
Año Publicación: 2014


En 1939, a los cuarenta y ocho años de edad, gracias a su amigo Lawrence Durrell, Henry Miller acepta tomar unas vacaciones en Grecia. Después de veinte años de empleos miserables, relaciones tormentosas, escritura, aceras rotas, penalidades, tugurios y prostíbulos de mala muerte —primero en Nueva York y después en París— el escritor no tarda en aceptar la invitación. La imagen de la costa griega, las aguas cálidas del Mediterráneo, la caricia del sol sobre su cuerpo y el chocar de la espuma sobre el casco del barco, le hacen experimentar una sensación de plenitud desconocida. ¿Sería posible que, por primera vez toda su existencia, pudiera olvidar las cicatrices del pasado? Puede que la vida, la misma a la que había decidido enfrentarse en su obra, no fuera tan sórdida como siempre había creído. Debía aprovechar aquella oportunidad: la Segunda Guerra Mundial se encontraba próxima vaticinando millones de muertos, destrucción y caos.  
     
Miller era un individuo desilusionado con el mundo moderno, sobre todo con la política imperialista y laminadora de Estados Unidos y por extensión, Nueva York, su ciudad natal, con la que siempre mantuvo una relación de amor/odio. Su literatura puede tacharse de todo menos de convencional; reflexiones personales, crítica a la sociedad, vuelos de imaginación metafísica, inquietudes espirituales, odio hacia el egoísmo humano, pasión desbordada y filosofía extrema. Al contrario de lo que puedan pensar los lectores, Miller fue un vitalista que disfrutó cada segundo de su vida con una fruición digna de elogio. La búsqueda que guió toda su carrera literaria fue la felicidad personal, amorosa, espiritual, sexual y económica.




El coloso de Marusi destaca por su canto a la naturaleza, leyendas, mitos, sueños, pobreza y la eternidad condensada en la belleza de las ruinas, estatuas y caminos cubiertos de polvo que desfilan ante los ojos del escritor durante su viaje. A diferencia de Primavera negra, Trópico de Capricornio, Trópico de Cáncer o Días tranquilos en Clichy, nos encontramos con un Henry Miller que ha encontrado la paz interior y acepta a sus semejantes con todas sus virtudes y defectos. Su mirada cínica, implacable y corrosiva ha dado paso a la visión de un hombre maduro y contemplativo; el mismo que se maravilla profundamente de su entorno, costumbres y habitantes durante su recorrido a través de todo el país.  
 
La prosa de Miller —líquida, tumultuosa, serena, lúcida y firme— conduce al lector a través del mundo antiguo. Nuevamente, nos encontramos con un individuo libre de trabas morales, políticas, sociales y filosóficas, que lo único que anhela es aprender todo lo posible. Grecia le devuelve la esperanza de que la raza humana, cuando se libere de sus ataduras, pueda encontrar la salvación. Su admiración hacia el pueblo griego no conoce límites. Lo considera valiente, amable, fiel, generoso y agradecido, cosa que no opina de sus compatriotas americanos, que tacha de falsos, absurdos e ignorantes, engañados por los tres pilares en los que se basa su modo de vida: patria, familia y religión. Cabe destacar el análisis al que somete a sus amigos (poetas, pintores, novelistas) siempre desde la calidez, la admiración y el humor. En cambio, su ojo crítico no deja intactos a los poderosos: magnates, políticos, religiosos y militares que, gracias a su ambición, estrechez de miras y mezquindad, han convertido el mundo en un lugar miserable.                 


Ocioso, reflexivo y eufórico, entre largos paseos, baños en la playa, cenas en casas de amigos, hoteles y excursiones, Miller contempla una Grecia clásica incólume al paso del tiempo por la que desfilan los dioses antiguos, antes de que el Cristianismo mancillara aquellas tierras con su doctrina aniquiladora. La belleza del país, de un modo u otro, sobrevivirá a la memoria de los hombres. Nápoles, el Pireo, las ruinas de Pompeya, Corfú, Eleusis, Hidra, Epidauro, Tirinto, Micenas, el Peloponeso… Vital, cálido, observador, inteligente y lleno de ternura hacia el universo, nos propone realizar un recorrido espiritual que sane nuestras almas.

Las palabras del autor después de visitar la tumba de Agamenón definen la nueva filosofía existencial que había adquirido y sirven como colofón para resumir la obra:

No quiero saber nada más de la civilización y de sus productos de almas cultivadas. Renuncié a mí mismo al entrar en esta tumba. De ahora en adelante soy un nómada, un don nadie espiritual. Podéis coger vuestro mundo fabricado y ordenarlo en los museos; yo no lo quiero, de nada me sirve. No creo que ningún ser civilizado sepa ni haya sabido nunca lo que ha tenido lugar en este recinto sagrado. Eso está más allá del conocimiento y la comprensión del hombre civilizado; él está al otro lado de esa pendiente cuya cima fue escalada mucho antes que él o sus antepasados estuvieran en el mundo. A eso llaman la tumba de Agamenón. Bien; tal vez uno llamado Agamenón descansaba aquí. ¿Y qué? ¿Voy por eso a quedarme parado, abriendo la boca como un idiota? No lo haré. Me niego  a detenerme  en ese  hecho,  demasiado  sólido.  Aquí  me  elevo,  no  como  poeta,  narrador, cuentista o mitólogo, sino como espíritu puro. Digo que el mundo entero, abriéndose en abanico en todas direcciones desde este lugar, vivía antiguamente de un modo que nadie es capaz de imaginar.


AUTOR:




Alexis Brito Delgado nació en Tenerife en 1980. Es autor de las novelas “Dorian Stark” (Ediciones Babylon, 2011), “Soldado de fortuna: las aventuras de Konrad Stark” (Dlorean Ediciones, 2013) y “Gravity Grave” (Palabras de agua, 2014). 

Mantiene su página web en: http://alexisbrito.blogspot.com.es


No hay comentarios:

Publicar un comentario