jueves, 23 de junio de 2011

IN MEMORIAM: PETER FALK

Nació el 17 de septiembre de 1926 en Nueva York (USA).
De madre rusa y padre polaco, a la edad de tres años un tumor maligno provocó que le extirpasen un ojo y lo sustituyeran por uno de cristal.
A los 12 años debutó como actor en la obra "Los piratas de Penzance". Debido a la pérdida de su ojo no pudo entrar en los marines, aunque trabajó como cocinero en un barco durante un año. En 1951 se licenció en Ciencias Políticas por la Universidad New School y en 1953 hizo un máster de administración pública en la Universidad de Siracusa. Durante un tiempo se planteó trabajar para la CIA, pero finalmente se convirtió en director de análisis de la Oficina Presupuestaria de Connecticut.
Posteriormente abandonó este trabajo para cumplir su sueño de convertirse en actor y en 1956 estudió interpretación en el White Barn Theatre y actuó en las obras teatrales "English Soldier" y "Saint Joan".
A finales de los 50 y durante la década de los 60 intervino en episodios de las series "Robert Montgomery Presents", "Alfred Hitchcok Presenta", "Los intocables", "La dimensión desconocida", "Dick Powell" (en 1962 obtuvo un Emmy como Mejor actor en serie dramática por el episodio "El precio de los tomates"), "Dr. Kildare o "Caravana". En 1958 realizó una pequeña aparición en la película "Muerte en los pantanos", a la que siguió "Kansas busca a un asesino" (1960).
Gracias a su físico tan particular, en 1960 intervino en el film de cine negro "El sindicato del crimen", por cuya interpretación logró su primera nominación al Oscar como Mejor actor secundario. Un año después fue Joy Boy, la mano derecha del ganster Dave "El Dandy" en la comedia "Un gángster para un milagro" de Frank Capra. En 1965 fue Maximilian Meen, el secuaz del Profesor Fate (Jack Lemmon) en la divertida "La carrera del siglo" de Blake Edwards. A lo largo de los 60 fue actor de reparto en otros títulos como "La clave en cuestión" (1962), "El mundo está loco, loco, loco" (1963) de Stanley Kramer, "Cuatro gángsters de Chicago" (1964), "Penelope" (1965), "Luv... quiere decir amor" (1967) y "La batalla de Anzio" (1968). Entre 1965 y 1966 protagonizó la serie "The Trials of O'Brien". En 1967 actuó el film de suspense "El filo del cuchillo".
En 1968 llegó su golpe de suerte al interpretar por primera vez al perspicaz y desaliñado detective de voz ronca Colombo en el telefilm "Prescripción: asesinato", donde ya apareció con su característico look con gabardina y puro. Para evitar el encasillamiento (algo que sin embargo fue inevitable), se negó a protagonizar una serie semanal, aunque llegó al acuerdo de protagonizar un número determinado de telefilms anuales que fueron emitidos con gran éxito entre 1971 y 1978, llegando a ejercer también como director de algunos de ellos. Por este trabajo recibió fama internacional y obtuvo tres Emmys como Mejor actor en serie dramática en 1972, 1975 y 1976, así como un Globo de oro en la misma categoría en 1973, y dos TP de oro como Mejor actor extranjero en 1975 y 1978.
A finales de los 60 y durante los 70 prosiguió ejerciendo como actor de reparto en películas como "La Vegas, 1970" (1969) "La fortaleza" (1969) de Sydney Pollack, "Valor sin recompensa" (1970), "Un cadáver a los postres" (1976). Convertido en una de las estrellas televisivas mejor pagadas , el triunfo televisivo lo llevó a protagonizar algunos films como "Un detective barato" (1978), "El mayor robo del siglo" (1978) de William Friedkin o "Chicas con gancho" (1981) de Robert Aldrich. En 1972 obtuvo un premio Tony por su trabajo en la obra de Broadway "El prisionero de la quinta avenida" de Neil Simon. Debido a la amistad que le unía al actor y director John Cassavettes, durante varios años fue uno de sus actores fetiche en sus películas independientes como "Maridos" (1970), "Una mujer bajo la influencia" (1974), "Opening Night" (1977) y "Un hombre en apuros" (1986). En 1981 realizó un cameo en "El gran golpe de Los Teleñecos" y en 1984 intervino en el videoclip "Ghostbusters" de Ray Parker Jr.
En 1987 se interpretó a sí mismo en la estupenda "El cielo sobre Berlín" de Win Wenders, repitiendo este rol en su posterior secuela "Tan lejos, tan cerca" (1993), a las órdenes del mismo realizador. En 1987 también dio vida al abuelo que narra a su nieto (Fred Savage) la historia de "La princesa prometida". En 1988 fue actor secundario en la comedia de aventuras "El misterio de la Pirámide de Oro" y en 1989 protagonizó la comedia "Mi rebelde Cookie". A partir de 1989 retomó su querido personaje de Colombo en una nueva serie de telefilms (algunos de ellos producidos y escritos por él mismo) cuya emisión se prolongó de modo intermitente durante más de 10 años, siendo el último de ellos "Columbo Likes the Nightlife" ( 2003).
Durante los 90 y en la primera década del siglo XXI también llevó a cabo papeles secundarios en películas poco relevantes como "Un espíritu nos persigue" (1990), "Realidad y ficción" (1990), "Enemigos de la risa" (2000), "Corky Romano" (2001), "Invicto" (2002) de Walter Hill o "Next" (2007). Al mismo tiempo actuó en los telefilms "The Sunshine Boys" (1996), "Tiempo de venganza" (1998), "Tormenta de verano" (2000), "Un lugar sin Navidad" (2001) y "El mundo perdido" (2001). En 2004 prestó su voz al personaje de Don Feinberg en la película animada "El espantatiburones". Ese mismo año obtuvo un Premio David de Donatello Honorífico por toda su carrera. En 2005 protagonizó la comedia "Esto es todo amigos". Su último trabajo interpretativo lo llevó a cabo como secundario en la película "American Cowslip" (2009). Al margen de su carrera interpretativa, también se dedicó a la pintura, recibiendo buenas críticas por su obra. En 2006 publicó el libro "Just One More Thing". En lo personal, se casó en dos ocasiones: Su primera esposa fue Alyce Mayo (1960-1976), con la que tuvo dos hijas llamadas Catherine (de profesión detective privada) y Jackie. Desde 1977 hasta su fallecimiento estuvo unido a la actriz Shera Danese. Peter Falk falleció el 23 de junio de 2011 en California (USA), a la edad de 83 años.

miércoles, 22 de junio de 2011

20 PELÍCULAS DE CIENCIA-FICCIÓN Y FANTASÍA PARA RECORDAR (1905-1949)

En este tercer artículo hemos hecho un repaso por diversos cortometrajes y largometrajes de ciencia-ficción y fantasía estrenados entre 1905 y 1949. En la selección nos hemos centrado en diversas rarezas que merecen ser descubiertas, por esa razón no hemos incluido algunas grandes obras maestras del género como "Viaje a La Luna" (1902) de Georges Méliès, "El Golem" (1920) de Carl Boese y Paul Wegener, "El gabinete del Doctor Caligari" (1920) de Robert Wiene, o films de Fritz Lang como "El Doctor Mabuse" (1922), "Metrópolis" (1927) y "Una mujer en La Luna" (1929), los cuales han sido objeto de estudio en numerosas ocasiones. La mayoría los largometrajes reseñados son norteamericanos, salvo aquellos en los que especifica otra nacionalidad.
EL HOTEL ELÉCTRICO (1905) Y NUEVO VIAJE A LA LUNA (1909):

Cortometrajes dirigidos por el español Segundo de Chomón, nacido en Aragón en 1978 y admirador de la obra del francés Georges Méliès. "El hotel eléctrico" fue la primera propuesta de ciencia-ficción realizada en España, aunque en régimen de coproducción con Francia. Con 9 minutos de duración, narra la historia de Bertrand (interpretado por el propio realizador) y Laure (Julienne Mathieu), un matrimonio que se hospeda en un hotel dotado de la más avanzada tecnología eléctrica. Para su realización se emplearon laboriosas técnicas de animación fotograma a fotograma. En cierta forma, su guión guardaba una crítica hacia la tecnología adelantándose a la obra maestra "Tiempos modernos" (1936) de Charles Chaplin.

"Nuevo viaje a La Luna", fue rodado en Francia con una duración de 7 minutos y algunos fragmentos a color. Se trata de una nueva versión del cortometraje "Viaje a La Luna" (1902) (http://www.youtube.com/watch?v=dxB2x9QzXb0) de George Méliès, a su vez basada en la novela de Julio Verne. La historia vuelve a estar centrada en un grupo de exploradores que viajan a La Luna en un cohete impulsado por un cañón, y a su llegada se encuentran con una curiosa civilización gobernada por un rey. En ella se deja entrever la gran influencia que el cineasta tuvo en Méliès, llegando incluso a emplear un rostro humano para simular la cara de La Luna como en el ya mencionado cortometraje. Chomón, todo un pionero que introdujo la ciencia-ficción en España, prosiguió trabajando en Francia como realizador y director de fotografía hasta su fallecimiento en París en 1929.

AELITA (1924):

Película rusa dirigida por Yakov Protazanov y basada en la novela de Alexei M. Tolstoi. En un futuro lejano, Los (Nikolai Tsereteli) es un ingeniero que construye una astronave y que comienza recibe un mensaje en el que la hermosa Aelita (Yuliya Solntseva), la reina de Marte, la cual le pide ayuda para que viaje hasta su planeta y consiga derrocar al rey. Los decide viajar en compañía de Gustev (Nikolai Batalov), un héroe de la revolución soviética que se enamorará de Aelita. Al llegar al Planeta Rojo, los dos protagonistas descubren una ciudad de arquitectura cubista en la que los trabajadores viven oprimidos y controlados por unos cascos que permiten leer sus pensamientos. Esta historia en clave de ciencia-ficción fue aprovechada para emitir un claro mensaje político en consonancia con la ideología comunista, aunque en el desarrollo del film se deja ver que en ocasiones la revolución no se lleva a cabo por los métodos adecuados y puede quedar viciada por el poder.
EL MUNDO PERDIDO (1925):

Primera adaptación de la novela de Sir Arthur Conan Doyle que fue dirigida por Harry O. Hoyt. Siguiendo los apuntes del desaparecido explorador Maple White, el Profesor Challenger (Wallace Berry) organiza una expedición a la Selva Amazónica al estar convencido de que en este lugar habitan diversos dinosaurios. En esta gran aventura su equipo será completado por Sir John Roxton (Lewis Stone), Paula White (Bessie Love), el Profesor Summerlee (Arthur Hoyt) y el periodista Edward Malone (Lloyd Hughes).


Esta estupenda producción cuenta con unos meritorios efectos especiales realizados a través de maquetas y stop motion para recrear a los brontosaurios, triceratops o tiranosaurios. Especialmente destacable es la escena del brontosaurio escapando por las calles de Londres.

MADRID EN EL AÑO 2000 (1925):

El primer largometraje español de ciencia-ficción de la historia fue dirigido y escrito por Manuel Noriega, y protagonizado por Roberto Rey, Javier Rivera y Amalia Cruzado. Está ambientada en Madrid durante el año 2000, ciudad en la que han convertido el río Manzanares en un canal para permitir la llegada de los barcos. Para realizar los efectos especiales se utilizaron técnicas de imposición de imágenes, y en las labores de vestuario se tomó la extraña idea de emplear trajes propios del siglo XV. Lamentablemente esta original propuesta es imposible de visionar hoy en día, ya que no se preserva ninguna copia de la misma.
EL RAYO DE LA MUERTE (1925):


Largometraje ruso dirigido por Lev Kuleshov y protagonizado por Porfiri Podobed, Sergei Komarov, Vladimir Fogel  y Aleksandra Khokhlova. Un héroe del pueblo inicia una lucha contra una banda de delincuentes reaccionarios liderada por el Padre Revo (Vsevolod Pudovkin), un jesuíta que posee una rayo destructor.
MANDRÁGORA (1927):

Film perteneciente a la corriente del expresionismo alemán y basado en la novela "Alraune" de Hanns Heinz Ewers, ya llevada al cine en dos ocasiones en 1918 (con una versión alemana y otra húngara). Esta tercera y mejor versión fue dirigida por Henrik Galeen. El Prof. Jakob ten Brinken (Paul Wegener) crea a la hermosa Alraune (Brigitte Helm) a través de una serie de prácticas ocultistas fruto de la unión entre un ahorcado y una prostituta. Brigitte Helm repitió el papel de Alraune en una versión sonora titulada "El último experimento del Dr. Bricken" (1930) y dirigida por Richard Oswald. La última versión de esta novela fue realizada por Arthur Maria Rabenalt bajo el título de "Alraune" y con protagonismo de Hildegard Knef y Erich von Stroheim.
UNA FANTASÍA DEL PORVENIR (1930):

Musical con elementos de ciencia-ficción dirigido por David Buttler. Single O (El Brendel) es un hombre de los años 30 que tras ser tocado por un rayo prodigioso es trasladado al Nueva York de 1980. Allí descubrirá una ciudad cuyos habitantes responden a códigos numéricos como LN-18 (Maureen O' Sullivan), J-21 (John Garrick) o MT-7 (Kenneth Thompson), se alimentan de píldoras y utilizan aviones en lugar de coches. La película incluye insólitos números musicales y una curiosa trama ambientada en Marte, planeta en el que todos sus habitantes son gemelos con personalidades opuestas. Toda una rareza a descubrir.
LA ATLÁNTIDA (1932):

Producción francoalemana dirigida por Georg Wilhelm Pabst y basada en la novela de Pierre Benoît, ya adaptada en 1921 por Jacques Feyder. Dos oficiales del ejército colonial en el Sahara, el Teniente Ferrières (Georges Tourreil) y el Capitán Saint-Avit (Pierre Blanchar), escuchan una emisión radiofónica sobre la posibilidad de que el continente perdido de La Atlántida esté sobre las arenas del desierto. Aunque el primero resulta ser muy escéptico al respecto, el segundo le narra una historia acaecida dos años antes en la que durante su estancia en territorio tuareg perdió el conocimiento y acabó despertando en un hermoso palacio subterráneo donde se enamoró de Antinea (Brigitte Helm), la bella princesa de La Atlántida.
LA ISLA DE LAS ALMAS PERDIDAS (1932):

Primera y más reputada versión de la novela "La isla del Dr. Moreau" de G.W. Wells, que tuvo como director a Erle C. Kenton. El papel del Dr. Moreau, el enigmático científico obsesionado con la experimentación humana y animal, fue interpretado por el gran Charles Laughton. Entre los personajes secundarios encontramos al náufrago Edward Parker (Richard Arlen), cautivo en la isla de Moreau; la futura esposa de éste Ruth Walter (Leila Hyams); la Mujer Pantera (Kathleen Burke); o el temible El Que Dice La Ley (Bela Lugosi).
ORO (1934):

Largometraje alemán dirigido por Karl Hartl y protagonizado por Hans Albers, Friedrich Kayßler, Brigitte Helm y Michael Bohnen. Un aristócrata inglés asesina a un científico alemán creador de una máquina capaz de transformar la materia en oro.
EL HOMBRE QUE PODÍA HACER MILAGROS (1936):

Película británica dirigida por Lothar Mendes en colaboración con el productor Alexander Korda. Basada en un relato de H.G. Wells, su guión fue escrito por el propio autor. En el Olimpo de los Dios, éstos debaten sobre la posibilidad de que los hombres pudieran hacer milagros. Para ello otorgan poderes especiales a George McWhirter Fotheringay (Roland Young), un dependiente con poca imaginación. Cuando éste descubre su nuevo don, aparca su vida gris para curar a los enfermos, solucionar la pobreza, y librarse de los pelmazos. Completan el reparto Ralph Richardson y Edward Chapman. Divertida comedia fantástica rodada con la elegancia del cine británico de los años 30.
EL HOMBRE QUE TROCÓ SU MENTE (1936):

Film británico a medio camino entre la ciencia-ficción y el terror, que fue dirigido por Robert Stevenson. El Dr. Laurince (Boris Karloff) es un científico de oscuras intenciones que se enamora de su bella ayudante la Dra. Claire Wyatt (Anna Lee), para ello Laurince no duda en trasplantar su cerebro al cuerpo de Dick Haslewood (John Loder), el hombre por el que Claire siente un gran afecto.
MUÑECOS INFERNALES (1936):

Dirigida por Tod Browning, fue escrita por el propio director en colaboración con el realizador Erich von Stroheim. Está basada en la novela "Arde, bruja, arde" de Abraham Merritt y comienza presentando a Paul Lamont (Lionel Barrymore), un banquero francés que termina en una cárcel de la Guayana Francesa tras sufrir una emboscada por parte de sus socios. Tras escapar en compañía de Marcel (Henry B. Walthal), su compañero de celda, descubre que éste resulta ser un científico que realiza inquietantes experimentos para miniaturizar personas. Posteriormente Marcel regresa a París y después de abrir una juguetería haciéndose pasar por la anciana Madame Mandilip, utiliza a una apache en miniatura para vengarse de sus antiguos socios. Completan el reparto Maureen O' Sullivan como Lorraine, la hija de Lavond; y Rafaela Ottiano en el papel de Malita (Rafaella Ottiano), la esposa de Marcel.
EL PODER INVISIBLE (1936):

Dirigida por Lambert Hillyer. Durante una expedición a África, el Dr. Janos Rukh (Boris Karloff) descubre un volcán que posee una materia denominada Radium X, la cual vuelve fosforescente a todo aquel que esté en contacto con ella. Cuando Rukh llega París comienza a enloquecer y crea un rayo con esta materia para cometer una larga serie de asesinatos. En el papel del Dr. Felix Benet encontramos a Bela Lugosi.
EL TRANSATLÁNTICO DE LA MUERTE (1937):

Curiosa producción británica dirigida por Robert Stevenson y basada en la novela de Ken Attiwill. Ambientada en 1940, esta mezcla de cine negro con elementos de ciencia-ficción se centra en la historia de un avión-transatlántico que viaja desde Londres hasta Nueva York. Allí una testigo comenzará a ser perseguida por unos gánsters que desean matarla. Su reparto estuvo integrado por Anna Lee, John Loder, Francis L. Sullivan y Frank Cellier.
HORIZONTES PERDIDOS (1937):

Dirigida por Frank Capra y basada en la novela de James Hilton. Un grupo de personas encabezado por el diplomático inglés Robert Conway (Ronald Colman) y la bella Sondra (Jane Wyatt), entre otros, sufre un accidente aéreo en El Himalaya. Cuando todos piensan que están al borde de una muerte segura, son rescatados por los habitantes de Shang Gri La, una comunidad oculta en el Tíbet que conoce el secreto de la eterna juventud y que tiene como líder a Chang (H.B. Warner). Completan el reparto Edward Everett Horton, John Howard y Thomas Mitchell. Uno de los films más atípicos de su realizador con el que logra una acertada mezcla de cine de aventuras con elementos fantásticos y melodramáticos. Obtuvo dos Oscar en las categorías de Mejor montaje y dirección artística. En 1973 se estrenó un fracasado remake musical dirigido por Charles Jarrott y protagonizado por Peter Finch y Liv Ullman.
LA VIDA FUTURA (1937):

Superproducción británica dirigida por William Cameron Menzies, producida por Alexander Korda, y escrita por H.G. Wells a partir de su premonitoria propia novela "The Shape of Things to Come". En la nochebuena de 1940 da comienzo la Segunda Guerra Mundial tras el bombardeo de Londres. Huyendo de este caos, John Cabal (Raymond Massey) y su familia realizan un viaje al futuro. En los años siguientes se establece un largo período de barbarie, hasta que comienzan a producirse diversos cambios entre 1966 y 1970. Al mismo tiempo el mundo empieza a ser gobernado por diversos dictadores, entre los que se encuentra El Jefe (Ralph Richardson), que pretende reconstruir Londres. Poco tiempo más tarde, Cabal regresa convertido en Alas Sobre el Mundo, un miembro de una sociedad dispuesta a utilizar sus avanzados conocimientos al servicio de la paz. Uno de los grandes títulos de la ciencia-ficción de los años 30, con una notable labor de efectos especiales y dirección artística.
DR. CYCLOPS (1940):

Dirigida por Ernest B. Schoedsack. El Dr. Alexander Thorkel (Albert Dekker) se instala en un recóndito lugar de la selva peruana con el fin de llevar a cabo sus experimentos relacionados con la reducción de personas, de este modo, a ojos de sus prisioneros es visto como un gigantesco cíclope. Completan el reparto Thomas Coley, Janice Logan, Charles Halton y Victor Kilian. Uno de los escasos clásicos del género estrenados en la década de los 40.
EL GRAN GORILA (1949):

Dirigida por Ernest B. Shoedsack y coproducida por John Ford en colaboración con Merian C. Cooper, recordado por ser responsable del éxito de "King Kong" (1933). La trama guarda características con este film centrándose en una joven llamada Jill Young (Terry Moore) que reside en la jungla en compañía Joe, un gorila de gran tamaño que compró a unos nativos cuando ella era una niña y él era una pequeña cría. La historia se complica cuando un empresario decide cazar a Joe para que forme parte de un espectáculo. Completan el reparto Ben Johnson, Robert Armstrong y Frank McHugh. Entrañable muestra de cine de aventuras y fantasía que tiene el honor de ser uno de los primeros trabajos del gran Ray Harryhausen en el campo de los efectos especiales. En 1998 se estrenó el remake "Mi gran amigo Joe", dirigido por Ron Underwood y protagonizado por Charlize Theron y Bill Paxton.

domingo, 19 de junio de 2011

20 PELÍCULAS DE CIENCIA-FICCIÓN PARA RECORDAR (SEGUNDA PARTE) (1980-1992)

VIAJE ALUCINANTE AL FONDO DE LA MENTE (1980):

Dirigida por Ken Russell y basada en la novela de Paddy Chayefsky, también autor del guión. El científico Eddie Jessup (William Hurt) comienza a experimentar los estados de la conciencia con sigo mismo. Para ello utiliza la privación sensorial acompañada por todo tipo de medicamentos y sustancias alucinógenas. Su continua investigación desembocará en caminos inesperados y terminará afectando las relaciones con su propia esposa (Emily Jessup) e hija (Drew Barrymore). Su director logra un film sobrecogedor a través de una realización tan alucinógena como la propia historia.
ATMÓSFERA CERO (1981):

Dirigida y escrita por Peter Hyams. Considerado por algunos críticos como una especie de versión espacial del clásico del western "Solo ante el peligro" (1952) de Fred Zinneman, su argumento tiene como protagonista al Sheriff William T. O`'Neil (Sean Connery), contratado para preservar a la en unas colonias mineras en la luna de Júpiter. Cuando los mineros empiezas a consumir una sustancia para aumentar su resistencia física, algunos de ellos empezarán a sufrir brotes de locura, algo que tendrá que investigar el propio O'Neil sin la ayuda de nadie. Completan el reparto Peter Boyle, Frances Sternhagern, James B. Sikking, Steven Berkoff y John Ratzenberger. Uno de los films más sólidos de la ciencia-ficción de los 80.
SCANNERS (1981):

Dirigida y escrita por David Cronenberg. Los Scanners son un grupo de personas con poderes telepáticos capaces de provocar asesinatos. Uno de ellos es Cameron Vale (Stephen Lack), el cual es seleccionado por el Dr. Paul Ruth (Patrick McGoohan), jefe de la Unidad Scanner y que trabaja para la empresa de armamento Consec. Otros Scanners de la trama son el peligroso Daryl Revok (Michael Ironside) o Kim Obrist (Jennifer O' Neal), una bella mujer que ha creado una comunidad telepática junto a otros con su misma habilidad. Unos de los títulos imprescindibles en la primera etapa de su autor, con memorables escenas gore (inolvidables las explosiones humanas). Su éxito generó innecesarias secuelas videográficas ("Scanners 2: El Nuevo Orden" (1991) y "Scanners III: La Toma De Posesión" (1992)) y spin-offs ("Scanner Cop" (1994) y "Scanners: The Showdown" (1995)).
LA GALAXIA DEL TERROR (1981):



Producción de Roger Corman, que fue dirigida y coescrita por Bruce D. Clark con los ojos puestos en el éxito de "Alien, el octavo pasajero" (1979) de Ridley Scott. Su ecléctico reparto está compuesto por Edward Albert, Erin Moran, Ray Walston, Zalman King y Robert Englund. A un grupo de astronautas le encomiendan la misión de rescatar una nave espacial atrapada en un extraño planeta. Mientras cumplen su cometido, unos seres monstruosos comienzan a asesinar a la tripulación.

ANDROIDE (1981):

Dirigida por Aaron Lipstadt. El Dr. Daniel (Klaus Kinski) convive con su tímido ayudante el androide Max 404 (Don Keith Opper, también coautor del guión). Allí ambos tratan de construir un ser robótico perfecto llamado Cassandra. La llegada al lugar de dos hombres y una mujer que son fugitivos de la ley, provocará inesperados problemas.
PROYECTO BRAINSTORM (1983):


Dirigida por Douglas Trumbull. Los doctores Michael Brace (Christopher Walken) y Lilian Reynolds (Louise Fletcher) desarrollan una máquina con sensores de ondas cerebrales que permite leer y grabar las sensaciones físicas y emocionales. Buscando avanzar en sus experimentos, ambos tratarán de lograr que las sensaciones puedan ser compartidas entre diferentes personas. El reparto se completó con Cliff Robertson y Natalie Wood, esta última en el papel de Karen Brace, la esposa de Michael, que se somete a los experimentos de éste. Un film interesante y pionero en el terreno de la realidad virtual, aunque perjudicado por los problemas de montaje causados por la inesperada muerte de Natalie Wood durante el rodaje, algo que ocasionó que no fuese estrenado hasta dos años después.
LAS AVENTURAS DE BUCKAROO BANZAI (1984):
Dirigida por D.W. Richter. Buckaroo Banzai (Peter Weller), es un polifacético héroe que no sólo es científico, cirujano e inventor, sino que además es la estrella de un grupo de rock (Los caballeros de Bangkok), piloto de carreras, experto en artes marciales y protagonista de su propio cómic y videojuego. Tras crear un coche modificado con turbinas de avión para romper la barrera del sonido, Banzai abre una puerta que comunica a La Tierra con la Octava Dimensión.
Esto será aprovechado por Lord Whorfin (John Lithgow), un extraterrestre que posee el cuerpo de un pionero científico llamado Emilio Lizardo, y que es ayudado por John Bigboote (Christopher Loyd) y John O' Connor (Vincent Schiavelli) .
Entre las personas que ayudarán a Banzai figuran amigos y compañeros de banda como Perfect Tommy (Lewis Smith) y Rawhide (Clancy Brown), junto a otros personajes como New Jersey (Jeff Goldlum) y Penny Pridy (Ellen Barkin), la novia del héroe. Aunque fue un considerable fracaso comercial, originó un cómic de Marvel y funcionó muy bien en el mercado del videoclubs. Con el tiempo se ha convertido en una enloquecida rareza entrañable, que define muy bien la cultura pop de los 80 en lo referente a sus intérpretes, ambientación y música.
En muchas ocasiones se establecieron rumores para realizar una secuela (uno de esos guiones escrito por el propio D.W Ritcher, fue reciclado por John Carpeneter para su "Golpe en la pequeña China" (1987)) y en los 90 la Fox compró los derechos con el objetivo de realizar una serie televisiva que finalmente no se llegó a realizar.
STARMAN (1984):

Dirigida por John Carpenter. Starman (Jeff Bridges, por cuya interpretación fue nominado al Oscar como Mejor actor y al Globo de oro en la categoría de Mejor actor dramático) es un extraterrestre que ocupa el cuerpo del fallecido esposo de Jenny Hayden (Karen Allen). Tras la evidente sorpresa de ésta, él le pide ayuda para que lo lleve a Arizona, ya que si no es recogido por su nave nodriza podría fallecer. Por otra parte, el agente del gobierno Max Shernin (Charles Martin Smith) les sigue la pista. Completa el reparto Richard Jaeckel. Correcto film de encargo, donde su realizador se aleja de su estilo socarrón y su característico look de serie B, para acercase un cine de ciencia-ficción similar al facturado por Steven Spielberg.
Propició una serie televisiva de una temporada (1987-88) con Robert Hays en el papel principal , y con una trama que retomaba la historia años más tarde.
LA GRAN HUIDA (1984):


Dirigida y coescrita por Joseph Ruben. Alex Gardner (Dennis Quaid) es un joven que utiliza sus poderes psíquicos para ganar en el juego y seducir a las mujeres. Un día el Dr. Paul Notovny (Max von Sydow) lo convence para que participe en sus experimentos y se introduzca en el sueño de sus pacientes con el fin de eliminar sus pesadillas. Sin embargo estas investigaciones también podrían convertirse en una peligrosa arma para cometer asesinatos sin dejar rastro. El reparto se completa con Kate Capshaw como la Dra. Jane De Vries, junto de colaboraciones secundarias de Christopher Plummer, Eddie Albert, David Patrick Kelly y George Wendt. Una película no del todo acertada pero que mereció mayor atención en su momento, y cuyo planteamiento guarda puntos en común con la aclamada "Origen" (2010) de Christopher Nolan.
ENEMIGO MÍO (1985):

Dirigida por Wolfgang Petersen. Durante la guerra entre La Tierra y el Planeta Dracon, habitado por seres con aspecto de reptil, el humano Willis Davidge (Dennis Quaid) y el draconiano Jeriba Shigan (Louis Gossett Jr.) se ven obligados a aparcar sus diferencias cuando ambos tienen que sobrevivir en inhóspito planeta. Cuenta con una banda sonora de Maurice Jarre y localizaciones en la isla de Lanzarote. Se trata de un largometraje entretenido que podría haber explorado los conceptos de amistad-enemistad de los protagonistas con mayor convicción a nivel argumental.
EL HOMBRE DE HIELO (1985):

Dirigida por Fred Schepisi. Un grupo de exploradores de una base en la Antártida realiza una exploración en la que encuentran el cuerpo congelado de un hombre prehistórico al que comienzan a llamar Charlie (John Lone). Tras lograr descongelarlo, éste vuelve a la vida y es utilizado para realizar experimentos, aunque no se adaptará a su nueva situación. Completan el reparto David Strahairn, Danny Glover y James Tolkan. Un film algo anodino que podría haber resultado más emocionante.
LIFEFORCE: FUERZA VITAL (1985):


Dirigida por Tobbe Hopper y coescrita por Dan O' Bannon a partir de la novela "The Space Vampires" de Colin Wilson. Una nave angloamericana llamada Churchill y comandada por los Coroneles Tom Carsen (Stev Railsback) y Colin Caine (Peter Firth), viaja en misión para estudiar el Cometa Halley. En la cola del cometa encuentran una nave en cuyo interior se encuentran tres extraterrestres desnudos, de los cuales uno de ellos es una bella mujer (una celebrada y bellísima Mathilda May). Este suceso dará origen a una epidemia vampírica que asolará las calles de Londres. En papeles secundarios encontramos a Frank Finlay, Patrick Stewart y Michael Gothar. Un interesante cruce entre ciencia-ficción y terror de serie B, cuya factura es superior a la mayoría de films de su productora Cannon. La banda sonora corrió a cargo del gran Henry Mancini.
INVASORES DE MARTE (1986):

Remake del clásico dirigido en 1953 por William Cameron Menzies, ahora con dirección de Tobe Hopper y un guión coescrito por Dan O' Bannon. El niño David Gardner (Hunter Carson) ve como una nave espacial aterriza en La Colina del Cobre. Posteriormente todo aquel que se traslada a este lugar regresa con una extraña señal en la nuca y con un comportamiento anormal y distante. Poco a poco todos los habitantes del pueblo de David comienzan a actuar de este modo, incluidos sus padres George y Ellen (Timothy Bottoms y Laraine Newman). Ante esta situación, el pequeño emprende una investigación ayudado por la enfermera Linda Magnusson (Karen Black). Completan el reparto James Karen, Bud Cort y Louise Fletcher. Otra correcta producción de la Cannon donde su realizador consigue homenajear dignamente a la primera versión llevando a cabo una buena realización, todo ello apoyado por un convincente trabajo de Stan Winston el campo de los efectos especiales y de maquillaje.
CHERRY 2000 (1987):



Dirigida por Steve De Jarnatt. En el año 2017 las relaciones sexuales están burocratizadas y los humanos conviven con los robots. Sam Treadwell (David Andrews) es un hombre que vive junto a su bella androide Cherry 2000 (Pamela Gidley). Tras una descarga eléctrica, los circuitos de ella quedan inservibles y solo queda intacta su memoria. Por este motivo emprende un largo viaje con el fin de llegar a la Zona 7, un lugar donde se pueden reparar estos robots. En su camino será guiado por una intrépida cazarrecompensas llamada E. Johnson (Melanie Griffith). En papeles de reparto encontramos a Laurence Fishburne, Brion James y Ben Johnson.
HIDDEN, OCULTO (1987):

Dirigida por Jack Sholder. Un ente extraterrestre comienza a ocupar diversos cuerpos humanos con el fin de cometer asesinatos y realizar diversos robos. Los encargados de investigar este extraño caso son los policías Tom Beck (Michael Nouri) y Lloyd Gallagher (Kyle MacLanchlan). A lo largo de este compleja investigación, Beck se va dando cuenta que su compañero también podría tener procedencia alienígena. En papeles secundarios encontramos a Claudia Christian, Clu Galager y Ed O' Ross. Una estupenda serie B que mezcla los elementos de ciencia-ficción con el thriller policíaco y el terror, logrando funcionar a todos los niveles.
ESTÁN VIVOS (1988):



Dirigida y escrita por John Carpenter a partir del relato "Eight O'Clock in the Morning" de Ray Nelson. George Nada (el luchador de lucha libre  Roddy Piper) es un hombre que consigue trabajo en la construcción gracias a Frank Armitage (Keith David). Cuando George encuentra ocasionalmente unas gafas de sol, descubre que al ponérselas puede diferenciar a los humanos de los extraterrestres, y que estos últimos están infiltrados y ocupando puestos importantes en la sociedad. Dispuesto a combatir esta amenaza, contará con la ayuda del propio  Frank y de la bella Holly Johnson (Meg Foster). Un film cien por cien Carpenter, con un buen punto de partida y totalmente disfrutable, pese a merecer una mejor conclusión.
ALIEN NACIÓN (1988):


Dirigida por Graham Baker. En 1991 una gigantesca nave con 300.000 aliens de la raza Newcomer aterrizaron en el desierto de Mojave en busca de un nuevo hogar. Años más tarde, los Newcomers se han convertido en otra raza más de La Tierra y conviven con los humanos ocupando todo tipo de puestos de trabajo, desde empleos legales hasta las actividades delictivas. Cuando al veterano y poco ortodoxo Detective Sargento Matthew Sykes (James Caan) le asignan como compañero al honrado Newcomer Samuel George Francisco (Mandy Patinkin), tendrá que aparcar sus prejuicios raciales hacia los alienígenas. Curiosa mezcla de la clásica buddy movie (historias sobre parejas de policías con caracteres opuestos) con la ciencia-ficción, que podría haber explotado con mayor convicción los aspectos de denuncia social y racismo en lugar de centrase en los elementos costumbristas o de acción más banales. Entre 1989 y 1990 se emitió una serie televisiva de una temporada basada en el film y con protagonismo de Gary Graham y Eric Pierpoint. A lo largo de los 90 ambos actores repitieron sus papeles en cinco telefilms: "Alien Nation: Dark Horizon" (1994), "Alien Nation: Body and Soul" (1995), "Alien Nation: Millennium" (1996), "Alien Nation: The Enemy Within" (1996) y "Alien Nation: The Udara Legacy" (1997). Al mismo tiempo dio origen a una saga literaria y una serie de cómics publicados por la editorial Malibu entre 1990 y 1992. 
EL TERROR NO TIENE FORMA (1988):

Remake del clásico "La masa devoradora", protagonizado por Steve McQueen en 1958, y que ya había conocido una segunda versión titulada "Blod, Masa mortal" (1972) y dirigida por el actor Larry Hagman. Esta tercera versión fue dirigida por Chuck Russell y coescrita por éste junto a Frank Darabont. Una inquietante forma de vida viscosa comienza a asolar el terror en el pueblo de Arborville. Algunos de los afectados son los jóvenes Brian Flagg (Kevin Dillon) y Meg Penny (Sahwnee Smith), así como Fran Hewitt (Candy Clark) y el Sheriff  Herb Geller (Jeffrey DeMunn). Un film correcto que logra encajar en el cine fantástico de finales de los 80 y posee abundantes dosis de gore.
PROFUNDIDAD SEIS (1989):

Dirigida por Sean S. Cunningham y protagonizada por Taurean Blacque, Laidlaw, Nancy Everhard, Greg Evigan, Miguel Ferrer y Matt McCoy. Un grupo de científicos que trabajan en una base submarina de misiles nucleares, sufren el repentino ataque de un monstruo gigante. Esta modesta película de serie B, se estrenó unos meses antes de "Abbyss" de James Cameron, adelatándose así al posible éxito de ésta.
FREEJACK: SIN IDENTIDAD (1992):


Dirigida por Geoff Murphy y basada en la novela de Robert Sheckley. Durante una carrera, el piloto de coches Alex Furlong (Emilio Estevez) sufre un accidente mortal. Sin embargo, segundo antes de que esto ocurra, es transportado al futuro en el año 2009. Allí será perseguido por el cazarrecompensas Vancendack (Mick Jagger en una de sus escasas intervenciones como actor), contratado por el multimillonario McCandess (Anthony Hopkins). La trama se compleca cuando Alex trata de reunirse con Julie Redlund (Rene Russo), su antigua novia. Una rareza más propia del cine de los 80, con otro planteamiento interesante pero desaprovechado y poco convincente.