martes, 23 de agosto de 2016

YA EN PREVENTA EL LIBRO "HÉROES DE PAPEL Y CELULOIDE: VOLUMEN 1: DC COMICS Y SUS ADAPTACIONES AL CINE Y TELEVISIÓN" DE ALEX MEDINA






Ya puedes reservar "Héroes de papel y Celuloide" de Alex Medina en:

 www.nafracoleccion.com

¡En preventa a un precio especial!

Y solo para miembros de Applehead Team club, un cupón descuento poniendo la palabra “Club”.

De un tiempo a esta parte, los cómics suponen una de las principales fuentes de inspiración de Hollywood, nutriendo a las superproducciones más espectaculares de héroes y villanos que forman parte de una mitología arraigada con fuerza en el imaginario colectivo. Sin embargo, lo de adaptar viñetas al celuloide no es algo tan reciente como podríamos pensar, presentándose esta relación entre ambos medios casi desde los orígenes de los mismos. Así, la cantidad de adaptaciones cinematográficas o televisivas de historias nacidas en los cómics puede parecer inabarcable para cualquier lector o espectador que se atreva a investigar sobre ello. Para hacer esta aventura más fácil, “Héroes de papel y celuloide”, de Alex Medina, desglosa alfabéticamente todas las historietas que han sido trasladadas al medio audiovisual, relatando los orígenes de cada personaje y analizando todas y cada una de sus adaptaciones en imagen real.

“Héroes de papel y celuloide” es el resultado de un proceso que se ha prolongado durante quince años y que toma forma ahora en publicación impresa a través de la editorial Applehead Team Creaciones, dividida en dos volúmenes debido a la longitud del estudio. En esta primera parte, el autor se centra principalmente en DC Comics, casa de la que han emergido titanes como Batman, Superman, The Flash o Wonder Woman, repasando desde los primeros seriales que daban vida a esos personajes hasta las más recientes producciones cinematográficas y televisivas.

Pero, aunque el grueso del libro esté dedicado a DC, hay hueco también en este primer volumen para tratar las adaptaciones surgidas de cómics de otras editoriales: Archie, Avatar, Boom, Los Comex, Condé Nast, Dark Horse, Darkstorm, EC, Event, Fantagraphics, First, Fleetway o Harris, de las que han surgido El Cuervo, La Máscara o Juez Dredd, entre muchos otros. El segundo volumen, de próxima aparición, se ocupará de Marvel y de otro grupo de editoriales anglosajonas.

“Héroes de papel y celuloide” es una guía imprescindible para cualquier aficionado a los cómics y especialmente para aquellos interesados en profundizar en su traspaso a las imágenes en movimiento. 



miércoles, 17 de agosto de 2016

IN MEMORIAM: VÍCTOR MORA


Nació el 6 de junio de 1931 en Barcelona (España).

Pasó su infancia en Francia, y con del fallecimiento de su padre, su familia regresó a Barcelona cuando él tenía 11 años. En su juventud desempeñó diversos oficios, hasta que se introdujo en el mundo del cómic. 

En 1949 y 1953 se hizo cargo de la serie "Doctor Niebla". En 1949 también creó el cómic "Capitán Kerr" para la revista "Historietas", donde se encargó de los guiones y las ilustraciones. A estos trabajos siguieron otros como guionista en historias de diferentes géneros como la ciencia-ficción ("Operación Satélite" (1953), "Al Dany" (1953), basado el cómic del italiano Enrico Bagnoli; y "Vendaval, el Capitán Invencible" en 1956), el policíaco ("Ángel Audaz" en 1953) o el western ("El Justiciero Errante" en 1955). 



En 1956 logró su mayor éxito creando las aventuras medievales de "El Capitán Trueno" junto al dibujante Ambrós y para la editorial Bruguera. La gran acogida de este personaje, siempre acompañado de sus fieles Goliat y Crispín y de su amada Sigrid, hizo que estuviese a cargo de los guiones hasta 1968. Al mismo tiempo creó a otros populares aventureros muy similares a éste pero ambientados en otras épocas como "El Jabato" (1958-1966) en la Antigua Roma, "El Cosaco Verde" (1960) en Rusia, o "El Corsario de Hierro" (1970) en el siglo XVII.  


Durante un tiempo, y al ser miembro del Partido Socialista Unificado de Cataluña, fue detenido por la policía franquista junto a su compañera sentimental, acusado de masonería y comunismo, pero tras pasar un tiempo en prisión, ambos fueron liberados.   



En los 60 y 70 fue un autor muy prolífico y escribió otras colecciones como los westerns "El sheriff King" (1964-1980) y "Sunday" en 1968; así como nuevas historias la ciencia-ficción y fantasía ("Aventura en el fondo del mar" (1966), basada en la popular serie televisiva "Viaje al fondo del mar"; "Galax el cosmonauta" (1968), "Dani Futuro" (1969-1975), "Supernova" (1972) y "Astroman" en 1972). 

Galax el cosmonauta.
Astroman.


También realizó otros trabajos en Francia para revistas como "Vaillant", "Pif" y "Pilote" (los cómics adultos "Las crónicas del Sin Nombre" (1973-1980) y "Los ángeles del acero" a partir de 1983).  En 1989, "La rosa de abisinia", cuarta entrega de "Los ángeles del acero", fue galardonada con el premio Premio Haxtur a la "Mejor Historia Corta" en el Salón Internacional del Cómic del Principado de Asturias Gijón. 

Las crónicas del Sin Nonbre.



En 1988 creó la serie humorística "Marbelly Kasset, que vive de la Jet Set", publicada en la revista española "TBO". 

Al margen de estos trabajos, también desarrolló una actividad paralela como autor de novelas y cuentos: "La pluja morta" (1966), "El café dels homes tristos" (1966), "Les platanes de Barcelona" (1966), "La víctima" (1960) y "El meu cor es diu Àfrica" (1996). Su trayectoria artística se completa con los manifiestos "Ante un conato de degradación del significado cultural del cómic" (1983) y "Manifiesto contra la exposición Tintín y Hergé" (1984). En 2011 fue invitado al preestreno de la película "Capitán Trueno y el Santo Grial", un desastre que no supo estar a la altura del cómic. 

Víctor Mora falleció el 17 de agosto de 2016 en Barcelona (España), a la edad de 85 años. Sin lugar a dudas, el mundo cómic español pierde a uno de sus grandes pioneros y todo un referente para varias generaciones.  







QUEFUEDE Y DEVORADORES 2 EN FACEBOOK Y TWITTER, HAZTE AMIGO Y SEGUIDOR:



martes, 16 de agosto de 2016

DEVORADORES 2: ELECTRIC BOOGALOO: PROGRAMA 66: "ESCUADRÓN SUICIDA"


Con el estreno de "Escuadrón Suicida" (2016) de David Ayer, comentamos la película y también hacemos un repaso por su historia en los cómics y sus apariciones anteriores en televisión y vídeojuegos.

PARA ESCUCHAR EL PROGRAMA CLIQUEAD EN: 






sábado, 13 de agosto de 2016

IN MEMORIAM: KENNY BAKER


Nació el 24 de agosto de 1934 en Birmingham (G.B.). 

Estudió en una escuela de Kent. En principio quiso seguir los pasos de su padre como grabador. Sin embargo, su baja estatura de 112 centímetros hizo que llamase la atención de una mujer que lo invitó a unirse a una troupe teatral integrada por enanos. Tras este primer contacto en el mundo del espectáculo, comenzó a trabajar en el circo, aprendió a patinar sobre hielo y realizó giras por Europa y Sudáfrica.  

En 1960 debutó en el cine realizando una breve aparición como un enano en la película de terror británica "El circo de los horrores". Sus siguiente trabajos televisivos fueron esporádicos, participando en un episodio de la serie "El hombre de mundo" (1962) y colaborando en una edición del programa británico "Dave Allen at Large" (1975). Durante un tiempo formó parte de un grupo cómico llamado Minitones, donde también colaboró Jack Purvis, otro actor enano amigo suyo.



En 1976 fue contratado por George Lucas para interpretar al androide R2-D2 e interpretarlo en "La guerra de las galaxias", estrenada en 1977. Debido a su impresionante éxito, repitió esta labor en "El imperio contraataca" (1980) de Irvin Kershner y "El retorno del Jedi" de Richard Marquand (estrenada en 1983 y donde además dio vida al ewok Paploo), siempre acompañado de Anthony Daniels como C-3PO. 


También interpretó al personaje en el especial "The Star Wars Holiday Special" (1977), en el programa de "Los Teleñecos" dedicado a "Las estrellas de Star Wars" (1978), y en el cortometraje para Disneyworld titulado "Star Tours" (1987).






Al margen de estos trabajos, intervino en la película infantil "Los Whombles" (1978); fue Fidgit, uno de los enanos de "Los héroes del tiempo" (1981) de Terry Gilliam, y desarrolló pequeños papeles secundarios interpretando a enanos en los films "Flash Gordon" (1980), "El hombre elefante" (1980) de David Lynch, "Amadeus" (1984) de Milos Forman y "Mona Lisa" (1986) de Neil Jordan. También dio vida uno de los guardias Goblin en "Dentro del laberinto" (1986), a un elfo en una versión de "La bella durmiente" (1987), y fue un miembro de la banda de Nelwyn en "Willow" (1988) de Ron Howard. 



En televisión participó como actor de reparto en el telefilm "El jorobado de Notre Dame" (1982), fue Dufflepud en la miniserie de la BBC "Las crónicas de Narnia: El príncipe Caspian" (1989), y colaboró en dos episodios de la serie "Casualty" (emitidos en 1992 y 2007). 

En los 90 hizo apariciones secundarias en las películas de bajo presupuesto "UFO" (1993) y "Boods in the Wood" (1999).



En 1999, 2002 y 2005 volvió a encarnar a R2-D2 en trilogía de precuelas integrada por "Star Wars. Episodio 1: La amenaza fantasma", "Star Wars. Episodio 2: El ataque de los clones" y "Star Wars. Episodio 3: La venganza de los Sith". En 2002 pudimos verlo en el cortometraje "The Cage" y realizando un cameo en "24 Hour Party People" de Michael Winterbottom, donde interpretó a un cuidador que lava a un elefante en zoológico. En 2006 actuó en la película "The Battersea Ripper". Entre sus trabajos prestando su voz como como cantante o actor de doblaje figuran el programa "3-2-1" (1987), la película animada "El rey y yo" (1999) y el cortometraje "On Night at the Aristo" (2013). 

En 2015 ejerció como consultor del personaje de R2-D2 en "Star Wars. El despertar de la fuerza" de J.J. Abrams. Debido a la enorme popularidad adquirida con la saga galáctica, a lo largo de los años participó en numerosas convenciones de "Star Wars" y fue entrevistado en documentales como "The Unautorized Star Wars Story" (1999), "El imperio de los sueños: La historia de Star Wars" (2004), "Star Wars: Ruled the World" (2004), "Star Wars: Feel the Force" (2005), "The 100 Greatest Family Films" (2005), "Greatest Ever Blockbuster Movies" (2005), "Bring Back... Star Wars" (2008), "La verdadera historia de la ciencia-ficción" (2014) o el español "I Am Your Father" (2015). 

En lo personal, en 1970 se casó con Eileen Baker, madre de sus dos hijos y fallecida en 1993. Kenny Baker falleció el 13 de agosto de 2016 en G.B., a la edad de 81 años. En su trayectoria artística deja un trabajo póstumo en la película de terror "When the Devil Rides Out", pendiente de estreno. 


QUE LA FUERZA TE ACOMPAÑE


QUEFUEDE Y DEVORADORES 2 EN FACEBOOK Y TWITTER, HAZTE AMIGO Y SEGUIDOR:






lunes, 8 de agosto de 2016

RELATOS: VETERANO DE LAS GUERRAS PSÍQUICAS: DE ALEXIS BRITO DELGADO

Aunque este año no hemos realizado una nueva edición de Recuerdos de oro para celebrar nuestro 11 Aniversario, a lo largo del mes de agosto publicaremos una serie de relatos de ficción y artículos especiales, el primero de ellos es "Veterano de las Guerras Psíquicas", un fan-fiction de Alexis Brito Delgado en homenaje al personaje literario Jerry Cornelius, creado por la pluma del autor británico Michael Moorcock. 

VETERANO DE LAS GUERRAS PSÍQUICAS: DE ALEXIS BRITO DELGADO.


 You see me now, a veteran
Of a thousand psychic wars
I've been living on the edge so long
Where the winds of limbo roar
And I'm young enough to look at
And far too old to see
All the scars are on the inside
I'm not sure that there's anything left of me...

Blue Öyster Cult




Relajado, Jerry Cornelius condujo el viejo Duesenberg negro a través de la calle abarrotada de tráfico, introduciéndose en los suburbios de Londres. Su automóvil era un anacronismo, desentonaba ostensiblemente entre los modernos deslizadores urbanos que rodaban hacia la parte alta del distrito, aglomerando la carretera bañada por la lluvia que caía desde el cielo entenebrecido por la contaminación industrial. Alargó el brazo, tomando un vaso de whisky de la abrazadera colocada a la izquierda del volante, y sorbió un trago de Bell’s que caldeó su físico aterido de frío. Desde los altavoces, los Beatles cantaban Drive My Car, llenando el interior del JN Rollston con sus voces:

I told that girl that my prospects were good
And she said baby, it's understood
Working for peanuts is all very fine
But I can show you a better time...

Subiendo la ventanilla, Jerry contempló con cierto interés la fauna nocturna de la ciudad. Una media sonrisa le bailaba en los labios. Disfrutaba con la decadencia que lo circundaba por los cuatro costados: fulanas, chulos, proxenetas, invertidos, vagabundos, policías corruptos y delincuentes de baja estofa, colmaban las avenidas interminables coronadas por letreros publicitarios. Al doblar a la derecha, Trafalgar Square llenó su campo visual. Su objetivo estaba cerca; tendría que buscar un lugar seguro dónde aparcar. Tomó la calle Villiers y se detuvo delante de un semáforo en rojo. Cuatro busconas cruzaron el paso de cebra, vestidas con  ropas de llamativos colores, caminando sobre tacones de aguja. Cinco minutos después, Cornelius estacionó en un parking privado, entre dos Isuzu de última generación, y comprobó que las puertas estuvieran bien cerradas. Cuando salió al exterior, el bullicio nocturno lo puso de buen humor. Se encontraba en su ambiente, preparado para lo que fuera necesario. Jerry vestía como de costumbre: botas de tacón cubano, pantalón Armani negro, camisa blanca Calvin Klein con gemelos de ébano, corbata Versace oscura y chaqueta de cuero de automovilista. A mitad de camino, se detuvo delante de una galería y lió un cigarrillo con papel de regaliz. Un estremecimiento recorrió su espina dorsal. El presente era incierto, las corrientes del destino lo arrastraban sin que pudiera evitarlo, la entropía guiaba sus pasos. Sacudiendo la cabeza, Cornelius se aproximó a Charing Cross con las manos hundidas en los bolsillos altos de la chaqueta. En la entrada del Friendly Bum, tropezó con un conocido, Sebastian Auchinek, que llevaba un arrugado Dolce & Gabbana demasiado juvenil para un individuo de su edad. Auchinek le apretó la diestra.

—¡Señor Cornelius! —exclamó—. ¿Qué ha sido de su vida?
Jerry fue condescendiente:
—Nada en especial. —Aplastó el pitillo contra la acera—. Lo mismo de siempre.
—He intentado encontrar su último libro, Cornelius, pero está descatalogado. Es imposible de localizar.
Jerry se sintió insultado.
—Ediciones privadas, Sebastian.
Su tono tajante cortó al anciano.
—Ya lo veo. ¿Qué hora es? Mi reloj se ha parado.
—No tengo ni idea.

Con una sonrisa cínica, Jerry Cornelius descendió las escaleras del local, multiplicado por los espejos que lo rodeaban. El Friendly Bum estaba hasta la bandera, distintas tribus urbanas se agolpaban en el diminuto establecimiento, luchando por colocarse antes del amanecer, con un impulso nacido de la autodestrucción. Sobre el escenario, encuadrados por pantallas de televisión, un grupo versionaba Nights In White Satin de los Moody Blues:

Nights in white satin,
Never reaching the end,
Letters I’ve written,
Never meaning to send.
Beauty Id always missed
With these eyes before,
Just what the truth is
I can’t say anymore…

Complacido, Jerry se deleitó en la impecable actuación de los músicos y olvidó el desagradable encuentro con Auchinek. Lentamente, se abrió paso entre las masas sudorosas y buscó lugar en la barra, dispuesto a tomar una copa para ponerse a tono. Tuvo suerte, un camarero pasó delante de él. Cornelius no desaprovechó la oportunidad.
—Pernod con mucho hielo —gritó para hacerse escuchar.
Los hábitos eran difíciles de romper, siempre bebía lo mismo en el Friendly Bum, lo auxiliaba a mantener la estabilidad que tanto demandaba en aquellos tiempos inciertos.
—Cinco libras.

Jerry pagó la consumición y dio la espalda al camarero. Con los codos en la barra, estudió su entorno como un ave rapaz. Una bola de espejo giraba en el techo, propagando trazos cromados que superaban el espectro del arco iris con sus colores. Incómodo, bajó la cremallera de la chaqueta. El calor era espantoso, lo hacía encontrarse oprimido. Cornelius percibió que era un extraño, no encajaba en ninguna parte, aquélla era la historia de su vida, debería estar acostumbrado. El anhelo por Catherine regresó con inesperadas fuerzas. Hacía mucho tiempo que no veía a su hermana, dos semanas lejos de ella le parecían una eternidad, pero debía ser fuerte, sabía que Frank estaba buscándola. En aquel monasterio se encontraba relativamente segura, si es que aquella palabra entrañaba algún significado práctico. Una mano suave y evocadora le acarició el mentón. Los labios de Una Persson le quitaron el aliento.

—¡Eres un cabrón! —dijo Una—. ¿Por qué no me avisaste de que ibas a venir?
—Quería darte una sorpresa, querida. —Cornelius estaba excitado—. Estás preciosa.
Una Persson vestía un traje transparente de encaje negro Jean-Paul Gaultier que ceñía a duras penas las rotundas curvas de su cuerpo. Fascinado, Jerry miró su rostro perfecto con ojos de enamorado. El cabello castaño que le llegaba hasta los hombros realzaba el maquillaje aplicado con buen gusto.
—Gracias, cielo —sonrió—. Tú tampoco tienes mal aspecto.
—Hago lo que puedo. —Jerry señaló la barra—. ¿Quieres una copa?
—Claro... ¿Por qué no?
Inesperadamente, Cornelius experimentó un arrebato de desconfianza. Su mano buscó de manera automática la pistola de agujas. Alguien lo miraba con ojos crueles: su sexto sentido nunca lo engañaba. Una le apretó el brazo.
—¿Qué pasa?
Jerry no respondió. Recorrió el local con la mirada, localizando a su enemigo en cuestión de segundos.
—Beesley...
El obispo Beesley lo observaba desde la cafetería zampándose una chocolatina Mars con vicioso deleite. Su cuerpo orondo estaba cubierto por una mitra amarilla que ocultaba su figura grasienta.
—¿Puedes esperarme un momento?
Una le apretó el bíceps, juguetona. Las largas uñas pintadas de rojo chillón se clavaron en su piel.
—¿Volverás?
Cornelius esbozó una mueca irónica.
—Lo pensaré...
Olvidando a Una Persson, Jerry se dirigió hacia su oponente mientras apretaba la culata del arma. Puede que el gordinflón no hubiera traído refuerzos,  
—¡Jerry!
El “Tío” Willie Stevens detuvo su avance. El rostro impenetrable oculto detrás de unas gafas de sol negras no demostró ninguna emoción.
—¿Cómo lo llevas, Tío?
—Bien, Jerry. ¿Y tú?
—No puedo quejarme.
Nervioso, Cornelius miró detrás de Stevens: Beesley había desaparecido sin dejar rastro.
—¿Quieres tocar con nosotros?
Jerry hizo un gesto evasivo con la mano.
—Quizá más tarde, Tío.
—Vamos, Jerry, por los viejos tiempos.
La idea lo seducía, llevaba mucho tiempo sin subir a un escenario, tanto, que ni recordaba cuando fue la última vez.
—De acuerdo. ¿Cuándo tocas?
—Dentro de cinco minutos.
—Nos vemos en el escenario, entonces.
—Perfecto, Jerry.
Cornelius regresó al lado de Una.
—Has visto al Tío, ¿verdad?
Jerry le dio un beso en los labios carnosos.
—Me ha pedido que cante una canción.
Una se mostró mordaz.
—¿Aún recuerdas cómo se toca la guitarra?
—Siempre.
The Allcomers subieron al escenario y relevaron a la banda anterior, probando los amplificadores Marshall. El “Tío” Willie Stevens ocupó un lateral, manoseando un Saxo Alto Yamaha, y buscó a Cornelius entre la muchedumbre.
—¿Me esperarás?
Una le devolvió la broma.
—Lo pensaré...
Jerry sorteó los reflectores, subió al escenario y saludó al grupo con un airoso movimiento de cabeza: todos eran antiguos conocidos. El Tío comentó a micrófono abierto:
—Demuestra de qué pasta estás hecho, Jerry.
Un guitarrista le pasó una Fender Telecaster James Burton. Cornelius tocó unos acordes simples para confirmar el sonido del instrumento. Acto seguido, se encaró con el micrófono, aullando una de sus canciones favoritas de los Who:

People try to put us d-down (talkin bout my generation)
People try to put us d-down (talkin bout my generation)
Just because we get around (talkin bout my generation)
Just because we get around (talkin bout my generation)
Things they do look awful c-c-cold (talkin bout my generation)
Things they do look awful c-c-cold (talkin bout my generation)
I hope I die before I get old (talkin bout my generation)
I hope I die before I get old (talkin bout my generation)...

El universo giraba en la dirección correcta, todo tenía sentido en aquellos momentos, sus problemas inmediatos desaparecieron detrás de los focos que incidían sobre su figura: volvía a encontrarse completo. El público bailó, enloquecido, moviendo los pies con diversión y siguió el ritmo de la música. Desde su posición, Jerry controlaba el establecimiento e improvisó sobre la marcha una serie de riffs de guitarra, que la gente recibió agradecida, disfrutando con la actuación de la banda. Quince minutos después, Cornelius volvió a la barra entre los vítores de la clientela. Una estaba acompañada por el señor Smiles.

—Buenas noches, señor Cornelius.
Ambos estrecharon sus manos con algo similar al afecto.
—Buenas noches, señor Smiles.
Smiles tenía el mismo aspecto de siempre.
—¡Qué feliz coincidencia, señor Cornelius!
Jerry fue displicente.
—Eso habrá que verlo.
Una pidió otro Pernod. Cornelius lo despachó en segundos; la actuación le había dado sed.
—Tengo una proposición que hacerle, señor Cornelius.
—Sorpréndame.
El señor Smiles bajó la voz:
—Es un golpe sencillo, City United Bank, unos dos millones de libras. ¿Qué le parece?
Jerry aceptó el cigarrillo que Una le tendía.
—La libra es historia, señor Smiles.
Smiles pasó por alto su comentario.
—Lo tengo todo planeado, señor Cornelius, no podemos fallar.
Jerry esbozó una sonrisa cómplice.
—¿Seguro?
—Seguro.
—Tendré que pensarlo.
Smiles terminó su scotch.
—¿Continua viviendo en Holland Park?
—Sí.
—Estaremos en contacto, señor Cornelius.
—De acuerdo.
Smiles besó la mano de Una.
—Encantado de volver a verla, señorita Persson.
—Lo mismo digo, señor Smiles.
Smiles se perdió entre el gentío.
—Nunca cambiará.
Jerry la secundó.
—Tienes razón. ¿Te apetece venir a casa?
Una le acarició el paquete.
—¿Qué tienes pensado?
Cornelius rio.
—Ya lo verás...


EPÍLOGO


Aturdido, Jerry abrió los ojos, estaba muerto de frío. El pequeño camarote llenó su campo visual. Cornelius percibió el balanceo del barco, mientras estiraba los brazos como un gato, desperezando los músculos jaspeados. Luego de acicalarse, abandonó el lugar y recorrió un pasillo estrecho, que desembocaba en la cubierta del carguero. A su alrededor había poco movimiento, parecía que los demás pasajeros dormían, era el único tripulante en la borda, cosa que le agradaba: necesitaba soledad para poner sus ideas en regla. Ignoraba la hora que podía ser, el cielo encapotado no le proporcionó respuestas, pesadas nubes grises se extendían hasta el infinito sobre el océano helado de color acero. Jerry Cornelius se encontraba descansado, los acontecimientos de las últimas semanas sólo se trataban de un mal recuerdo; imágenes descoloridas que no le apetecía rememorar. El plan de organizar una fiesta en su casa lo seducía, Holland Park Avenue volvería a estar llena de vida, saldría del ostracismo que lo embargaba desde la muerte de su hermano Frank.
—Un mundo sabroso —sonrió—. ¡Un mundo muy sabroso!


Alexis Brito Delgado.

domingo, 7 de agosto de 2016

11 ANIVERSARIO DE QUEFUEDE



En este 11 aniversario en la red quiero aprovechar una vez más para dar mil gracias a todos nuestros lectores y amigos. La web quefuede.net se mantendrá activa con nuevos artículos, crónicas de eventos y entrevistas a partir de septiembre.

Al mismo tiempo continuaré colaborando en el podcast Devoradores 2: Electric Boolagoo y en la web amiga tumbaabierta.com

Aparte de estos proyectos, hay que sumar la publicación de primer libro sobre reseñas de películas y series: "Héroes de papel y celuloide Volumen 1. DC Comics y sus adaptaciones al cine y televisión", que la editorial Applehead Team pondrá a la venta próximamente, y del que os daré más información en los próximos meses. 







Alex Medina.


QUEFUEDE Y DEVORADORES 2 EN FACEBOOK Y TWITTER, HAZTE AMIGO Y SEGUIDOR:






viernes, 5 de agosto de 2016

LAS MASCOTAS DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS



Con motivo de los Juegos Olímpicos de Río 2016 (y donde las mascotas son la mezcla de animales brasileños Vinícius en los Juegos Olímpicos; y la combinación de enorme flora Tom, en los Juegos Paralímpicos, creados por Birdo Studio), nos ha parecido oportuno hacer un repaso por las diferentes mascotas olímpicas, un concepto surgido a partir de 1972.



WALDI: MUNICH 72:

La primera mascota fue Waldi, creada por Olt Aicher. Era un perro salchicha (característico de Baviera) que representaba los colores de los anillos olímpicos. Su cabeza, patas traseras y rabo eran de color azul, sus patas delanteras eran verdes, y su tronco tenía cinco franjas de diferentes colores (verde claro, naranja, dorado, amarillo y un verde de mismo tono que el de las patas delanteras).


AMIK: MONTREAL 76:

Como mascota típica de Canadá, Amik representaba a un castor (su nombre hacía referencia a este animal en el lenguaje indio de los Algonquinos, de una región del norte de Canadá). Era de color negro y en el centro llevaba un fajín con los colores de las cintas de las medallas olímpicas. Representaba la amistad, la paciencia y el trabajo que llevó a la creación de Canadá. Sus creadores fueron Yvon Laroche, Pierre-Yves Pelletier, Guy St-Arnaud y George Huel.
MISHA: MOSCÚ 80:

Misha era un oso pardo que vestía una malla con los aros olímpicos en la cintura. Su creador fue el autor de libros infantiles Victor Chizhicov. Pronto se convirtió en la mascota olímpica más popular, generando la serie de animación japonesa "El Osito Misha" (1979-1980), así como todo tipo de productos de merchandising. Hay que señalar que a pesar de producir la serie televisiva, Japón fue uno de los países que boicotearon esta edición de los Juegos Olímpicos. En la ceremonia de clausura se lanzó un globo con su forma, y con el tiempo, Misha se ha convertido en todo un símbolo de la cultura rusa.




SAM: LOS ÁNGELES 84:

Sam era un águila calva, símbolo nacional de Estados Unidos. Fue creada por C. Robert Moore, un artista de Disney. Representaba la imagen del Tío Sam, luciendo un sombrero con los colores de la bandera norteamericana y con los aros olímpicos de color blanco; una parajita con rallas rojas y blancas; y un chaleco rojo. También portaba la antorcha olímpica.
HODORI: SEÚL 88:


Hodori era un tigre creado por Kim Hyun, el cual lucía una medalla olímpica, y una de sus orejas estaba cubierta por un gorro con una cinta de gimnasia rítmica. Su nombre fue elegido entre miles de sugerencias enviadas por el público, y era la unión de dos palabras coreanas: horangi (que significa tigre) y dori (que se utiliza como diminutivo para hacer referencia a los niños). Aunque se utilizó en contadas ocasiones, Hodori tuvo como compañera a la tigresa Hosuni. El equipo nacional de demostración de taekwondo lleva el nombre de la mascota y lo utiliza como símbolo.

COBI: BARCELONA 92:


Cobi era un perro de estilo cubista y de la raza pastor catalán, que fue diseñado por el artista barcelonés Javier Mariscal. Su nombre hacía referencia al COBB, las siglas del Comité Organizador de las Olimpiadas de Barcelona. A pesar de la fría acogida inicial a consecuencia de su diseño, a medida que avanzaron los preparativos, logró convertirse en una de las mascotas olímpicas más populares. Originó una serie animada titulada "The Cobi Troupe", donde también aparecieron otros personajes creados por Mariscal como Petra, una niña sin brazos que fue la mascota de los Juegos Paralímpicos.


IZZY: ATLANTA 96:

Izzy fue una mascota antropomórfica de color azul, que portaba la antorcha olímpica. Su creador fue John Ryan. Una primera versión llamada Whatizit (en referencia a la expresión "What is it?"/¿Qué es eso?") fue presentada en la Ceremonia de Clausura de Barcelona 92, pero este diseño no gustó. En su segunda versión, Izzy no terminó de cuajar como producto comercial, y se orientó principalmente hacia el mercado infantil.


OLLY, SYD Y MILLIE: SYDNEY 2000:

En esta ocasión fueron tres las mascotas encargadas de representar a tres especies animales australianas como símbolo de la armonía con la naturaleza y el intercambio de culturas: la cucaburra Olly (en referencia a las Olimpiadas), el ornitorrinco Syd (como abreviatura de Sydney) y la equidna Millie (su nombre hacía referencia al cambio de milenio, y la presentaba como una mujer moderna). Su creador fue Matthew Hatton.
ATHENA Y PHEVOS: ATENAS 2004:

Athena y Phevos son dos niños inspirados en los dioses griegos Atenea (Diosa de la sabiduría y protectora de Atenas) y Phevos (uno de los nombres con los que es conocido Apolo, Dios de la luz, la música y el deporte) y que fueron un claro homenaje a las Olimpiadas de la Antigua Grecia. Su diseño resultó ser similar al de unas figuras del siglo VII a.c. Fueron creados por Spyros Gogos. 
BEIBEI, JINGJING, HUANHUAN, YINGYING Y NINI: PEKÍN 2008:

En esta edición se utilizaron un total de 5 mascotas con el nombre conjunto de Fuwa ("Niños de la buena fortuna" ) y en referencia a los colores de los anillos olímpicos y a los cinco elementos tradicionales chinos: (metal (gimnasia), madera (deportes de fuerza), agua (deportes acuáticos), fuego (deportes con pelota) y tierra (atletismo)). Ellos eran el pez azul Beibei, el oso panda jingjing, la antorcha roja Huanhuan, el antílope tibetano naranja Yingying, y la golondrina verde Nini. La unión de sus nombres hacía referencia a la frase "Beijing Huanying Ni"/"Pekín les da la bienvenida"Su creador fue Han Meilin, y igual que otras mascotas, también tuvo su serie de televisión animada: "Las aventuras olímpicas de Fuwa".



WENLOCK Y MANDEVILLE: LONDRES 2012:



Las mascotas volvieron a ser dos: Wenlock y Mandeville, las cuales representan a dos gotas de acero, y cuyos nombres hacen referencia a la ciudad de Munch Wenlock (donde se celebró una competición deportiva precursora a los Juegos Olímpicos), y al pueblo de Stock Mandeville (donde tuvieron lugar una competición que sirvió de inspiración a los Juegos Paralímpicos). Fueron creados por el departamento Iris Design.





QUEFUEDE Y DEVORADORES 2 EN FACEBOOK Y TWITTER, HAZTE AMIGO Y SEGUIDOR: